Este videojuego, MOVA, buscaba mejorar la movilidad y orientación de niños ciegos. El ambiente consistió de un ambiente 3D con sonido espacial que presentaba una representación de un ambiente real pero desconocido para los niños. Una vez que lo niños conocían el lugar por medio del juego, luego recorrían el espacio real según lo aprendido en la virtualidad. 

El equipo estuvo compuesto con Juan Pablo Rodriguez, Francisco Romo, más otros profesionales de la educación. 

Como parte de los proyectos del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) del que fui investigador asociado durante algunos años, se realizó una interfaz háptica para mejorar la inmersión de los niños dentro del entorno virtual. Este proyecto se realizó en conjunto de la Universidad de Chile con la Universidad de Concepción y la Universidad de Valparaíso. 

Publicaciones

Estas son las publicaciones asociadas de las que participé:


0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.